De Negro y Azabache [AMLO y la preocupación de los taurinos]

Publicado: 5 julio, 2018 en Uncategorized

Mauricio Romero

A los taurinos que siguen tan preocupados y en ascuas por no saber qué va a pasar con la Fiesta en el siguiente sexenio, en una oración se los digo:

Ni se van a prohibir las corridas de toros ni se van a expropiar las plazas y ganaderías ni se asomará una nueva sombra sobre el ya oscuro mundo taurino mexicano. La pudrición seguirá su curso, pero no por el triunfo de Andrés Manuel López Obrador, sino por las razones transexenales ya conocidas y de las que son responsables los propios taurinos.

Plaza de toros. Diego RiveraPero concentrémonos en su preocupación mayor: la asunción a la Presidencia del político tabasqueño.

Primero, habría que decir que les han mentido por años, décadas, diciéndoles que AMLO es de izquierda, un comunista-socialista-castrochavista-maoísta-estalinista-anarcoanimalista. Pues no, López Obrador no es más que un reformista neoliberal –y ahora tal vez ni eso–. Siempre fue un político procapitalista con preocupación sobre los excesos del propio sistema. Nada más.

México es un país en el que el poder político está subordinado al económico. Es decir, los empresarios mandan sobre las instituciones y quienes las ocupan. Y AMLO ya ha dado muestras de que permitirá que dicho estado jerárquico permanezca con tal de redistribuir algo del gasto público.

Salvo las ferias patronales en diversos pueblos, el mercado taurino de las plazas de primera categoría –nombradas así por su aforo mas no por la edad de los toros que ahí se lidian– no es ni popular ni comunal, es propiedad de familias como las Alemán, Baillères, Ramírez, Slim y demás que a su vez son dueñas de buena parte de la riqueza del país.

Entonces son dos los grandes motivos por los cuales no se tocarán políticamente los toros, tampoco legislativa ni judicialmente.

-Porque el gran capital que controla a México tiene entre sus activos accesorios el comercio taurino y no permitirá, como así ha sido hasta ahora, que se ataque externamente a la Fiesta: ellos son los únicos capacitados para destruirla desde adentro, y

-Porque dichos grupos de poder no están en peligro con la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia. Si a AMLO no le interesa arrear contra los verdaderos intereses de las familias citadas, mucho menos se enfilará –ni permitirá que lo hagan– contra algo que considera absolutamente intrascendente.

Algo más: podrán haberse subido al carro de Morena personajes como Sergio Mayer o Gabriela Cuevas, confesos antitaurinos. Pero eso no significa que puedan hacer algo. De hecho, desde hace años Cuevas presentó su iniciativa de prohibición en la cámara baja y ahí sigue: congelada y sin esperanzas de ser retomada.

En conclusión, pueden estar tranquilos, taurinos.

La agonía de la Fiesta continuará por el cáncer de la mansedumbre y la minoría de edad que le inoculan los propios ganaderos, toreros, empresas y funcionarios dizque vigilantes, y no por el relevo en la Presidencia.

mauromero@comunidad.unam.mx

Foto Nación 321

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s