F1 en México, cifras alegres y dilapidación de recursos: ASF

Publicado: 28 febrero, 2019 en Uncategorized

Mauricio Romero, @MauRomero

El gasto de miles de millones de pesos en eventos como la Fórmula 1 no motivó la venida de turistas al país, concluye la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en su

Foto: MR

Foto: MR

fiscalización a las acciones y erogaciones del Consejo de Promoción Turística de México (CPTM) durante el periodo 2014-2017.

Por tanto, el argumento esgrimido por los empresarios beneficiados, empezando por los dueños de Corporación Interamericana de Entretenimiento (CIE, SAB de CV), así como por los políticos involucrados y los periodistas relacionados, sobre el poder de atracción de turismo de los Grandes Premios resulta una mentira de acuerdo con las observaciones del ente fiscalizador.

La engañifa se extiende a la supuesta derrama económica impulsada por las carreras, ya que los métodos de medición son inconsistentes y faltos de credibilidad, además de que la información con la que se cuenta no es independiente, pues viene de trabajos elaborados por empresas contratadas por la propia CIE.

 

CIE, motorizada por el erario

El gobierno de Enrique Peña Nieto y la empresa encabezada por Alejandro Soberón aprovecharon la efervescencia del Mundial de Brasil para firmar el contrato plurianual y transexenal 36/2014. Precisamente el día en el que la Selección mexicana de futbol clasificó a los octavos de final tras derrotar a Croacia, el 23 de junio de 2014, la Secretaría de Turismo, a través del CPTM, se comprometió a subsidiar a la multinacional con el equivalente en pesos de 213 millones de dólares.

Los montos finalmente se distribuyeron de la siguiente forma: 596 millones 700 mil pesos para el Gran Premio de 2015; 648 millones 83 mil 675 en 2016; 795 millones 418 mil 231.40 para la carrera de 2017; 822 millones 719 mil 209.9 en 2018, y 801 millones 577 mil 600 para la última, que se correrá entre el 25 y el 27 de octubre de 2019.

Quinto pago

Quinto pago, correspondiente para el GP de 2019

En total, 3 mil 664 millones 498 mil 716.3 pesos fue el subsidio a CIE, catalogada formalmente por las autoridades federales de entonces como una pequeña empresa necesitada del apoyo público.

En principio, el dinero del erario garantizó las exigencias de Bernie Ecclestone, entonces mandamás de la categoría reina, para la adjudicación de la sede al Autódromo Hermanos Rodríguez; después, las de Liberty Media, actual propietaria de la F1.

Pero más allá de Rosberg, Hamilton y Verstappen, triunfadores en la pista de la Magdalena Mixhuca, hubo otro ganador mayor: la compañía de espectáculos para la que el negocio fue redondo desde el primer año en el que sus utilidades netas se dispararon 768.8 por ciento. Beneficios directos a los dueños de la compañía, no a los trabajadores de la misma ni de los negocios favorecidos indirectamente, cuyos salarios y prestaciones o condición subcontratada no varió por impacto económico que representó la vuelta de la Fórmula 1 a México.

Durante el periodo de los Grandes Premios los ingresos netos de CIE no pararon de subir: 8.9 mil millones en 2015, 9.9 mil millones en 2016, 10 mil millones en 2017 y 12 mil millones en 2018. Y lo mismo ocurrió con sus utilidades netas que pasaron de 102.7 millones en 2014 a 621 millones en 2018. Incluso el precio de sus más de 559.3 millones acciones se duplicó entre 2015 y 2017 al pasar de 9.95 pesos a 18.54 por cada una.

Semejantes rendimientos económicos fueron motorizados por las arcas públicas. Y al estar involucrado directamente el erario, sus resultados son sujetos de fiscalización.

 

Cifras alegres desmontadas por la Auditoría Superior de la Federación

Políticos y empresarios cantan cifras que son coreadas por los medios y el público afines. Como estribillo entonan que cientos de miles de turistas ocupan hoteles, gastan en la ciudad, van a las playas, a los museos, a las taquerías; que miles de millones deja el Gran Circo. El arreglo hace énfasis en el supuesto poder de la F1 para atraer turismo y provocar una inestimable “derrama económica”.

El coro suena desafinado; unos entonan unas cifras mientras que otros cantan datos disímbolos. Sin embargo, la base de la partitura la componen los informes hechos por las firmas trasnacionales Formula Money (FM) y Aecom, ambas contratadas por la propia CIE.

No comprobó derrama ni ná

“No se comprobó la derrama, la información careció de confiabilidad”: ASF

Formula Money jugó un papel preponderante desde el principio: Antes de darse el acuerdo, y por encargo de CIE, elaboró un trabajo con la intención de deslumbrar al gobierno mexicano con los supuestos beneficios de un Gran Premio. FM prometía un éxito como el de carreras que terminaron por desaparecer por su inviabilidad, entre otros factores, como las de la India, Turquía y Malasia.

Todo el proyecto para el subsidio milmillonario se basó en “proyecciones” y nada más, reconoce el CPTM en su Libro Blanco sobre la F1. Y ya celebrados los Grandes Premios, nuevos cálculos también pagados por CIE marcaron las notas de la canción:

“Se ha obtenido un beneficio económico por concepto de demanda final de bienes y servicios acumulado de $23,004´000,000.00 (veintitrés mil cuatrocientos millones de pesos, sic)”, vociferan aunque sus propios números no concuerden, mientras el coro entona la marcha de la multitudinaria llegada de turistas.

Empero las fanfarrias y los tamborazos son acallados por la Auditoría Superior de la Federación; el jolgorio se desmonta con la revisión de desempeño 2017-2-21W3J-07-0465-2018 emitida el 18 de octubre de 2018.

El órgano de fiscalización es contundente: el arribo de turistas a México no tiene nada que ver ni con la publicidad de los grandes eventos ni con los miles de millones de las arcas públicas gastados en ellos, sino con la devaluación del peso; además, no es posible confirmar los cacareados datos de la “derrama” por la falta de rigor en las mediciones.

No estableció evaluaciones

Ni incremento de turistas ni generación de ingresos

La Auditoría analizó los resultados de la promoción turística impulsada con recursos públicos y sus efectos en el incremento de los ingresos económicos relacionados con los visitantes. Todo a partir de datos entregados por el CPTM. Y sus conclusiones fueron las siguientes:

-¿Es confiable la información difundida sobre la “derrama económica”?

“El CPTM no estableció elementos suficientes para evaluar tanto el efecto de la promoción como los resultados de las actividades que llevó a cabo para contribuir a incrementar la llegada de turistas y generar mayores ingresos económicos”, responde la ASF.

Como parte de las acciones de promoción turística en los ámbitos nacional e internacional, los eventos de alto impacto como la Fórmula 1 fueron sus mayores apuestas. Sin embargo, “no comprobó ni la derrama ni tampoco el retorno de inversión, por lo que su rendición de cuentas careció de confiabilidad”. En resumen, “no existe coincidencia entre las cifras de cada uno de dichos eventos, por lo que la información careció de confiabilidad”, repite.

El Sistema de Evaluación del Desempeño es deficiente debido a que los indicadores son incongruentes, agrega.

Con los trabajos de Formula Money y Aecom en la mano, con canción de cifras alegres en el oído, los auditores concluyen que los involucrados no pudieron acreditar “los mecanismos para el registro y generación de información confiable, oportuna y suficiente”.

-¿Y los datos sobre el incremento de la llegada de turistas gracias a los eventos?

Para empezar, tampoco son confiables, pues los auditores no tuvieron la certeza de la validez del Plan de Mercadotecnia del Consejo, “por tanto, de un adecuado proceso de planeación y autorización, ni de la correcta aplicación de sus directrices”.

Simplemente “careció de criterios para justificar las actividades de promoción”, lo cual “dificultó la revisión, evaluación y seguimiento de los resultados”.

Sobre la programación y utilidad de las metas e indicadores se encontraron “inconsistencias y falta de congruencia entre lo que se pretendió medir y las unidades de medida, […] no se establecieron metas, ni indicadores”. Los datos cacareados solo fueron parte de la F1esta (palabra con derechos reservados).

Devaluación peso

Devaluación, clave para el incremento del turismo

-¿Eventos como la F1, la NFL, el Abierto Mexicano de Tenis, entre otros subsidiados, impulsan el flujo turístico?

“No se tiene certeza de que las acciones de promoción realizadas por el Consejo influyeron de manera directa en la decisión de viajar a México”, contesta la Auditoría. Y añade:

“La llegada de turistas y el ingreso de divisas por turismo no se determinó por el presupuesto asignado al CPTM, sino que el comportamiento de esas variables depende de otros factores exógenos.”

Dicho factor es la devaluación del peso: “Mientras más se deprecia el peso mexicano respecto del dólar –explican los fiscalizadores–, más turistas arriban a México, ya que resulta más barato viajar cuando la moneda del país se deprecia. […] El 50.0% de las llegadas se explican por la diferencia en precios relativos de la canasta de turismo”.

-Entonces, ¿cuáles fueron los efectos de la promoción del país-marca?

“Respecto de la medición de los efectos de la promoción turística, el CPTM careció de indicadores para conocer el efecto de su gestión en la promoción de México como destino turístico”, redunda la Auditoría, que analizó los ingresos económicos producidos por el sector en el periodo 2014-2017 para identificar la relación entre el gasto en promoción y la llegada de turistas, así como la eficiencia de dichas erogaciones y su correspondencia con la derrama económica tan publicitada.

-Por último, ¿la financiación de espectáculos de la gran industria del deporte promueve el turismo deportivo?

“Se ha mostrado un país competitivo, fortaleciendo la promoción de segmentos especializados como el turismo deportivo”, dicen el Consejo, CIE y demás socios. Pero eso también es rebatible, asienta la Auditoría, que sin miramientos sentencia que con las inversiones hechas tanto en la F1 como en el futbol, box, golf, tenis y demás “se desaprovechan otros destinos y atractivos del país, tales como culturales, de negocios, ecoturismo, de salud, deportivo, entre otros, que pudieran resultar de interés para los turistas, lo que podría incidir en que México pierda presencia como un lugar preferente y que, a su vez, se registre una menor recepción de turistas y, por tanto, un menor crecimiento en los ingresos económicos generados por dicha actividad”.

mauromero@comunidad.unam.mx

btr

Los tubos de órgano del Ferrari 312 T de Niki Lauda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s